🥉Cómo Trabajar el Lenguaje en Niños Autistas?

No hay dudas de que uno de los grandes inconvenientes en los niños con autismo, es el desarrollo del lenguaje verbal y la comunicación.

Además, este tipo de conflictos, también están relacionados con los problemas de conducta. El problema del lenguaje en niños autistas, es una de las mayores causas de frustración familiar.

Y es que este déficit en la comunicación puede afectar negativamente el estado de ánimo del niño y de sus familiares.

Es común que los niños con autismo, junto a las personas a su alrededor, tengan dificultades para establecer un modelo de comunicación bidireccional y realmente funcional.

Y es que los desórdenes sensoriales, impactan muy fuerte en el desarrollo del lenguaje, el intelecto, la conducta y obviamente en la interacción social.

Por ello, queremos darte más detalles sobre cómo trabajar el lenguaje en niños autistas. Aquí podrás leer mucha información relevante, que te ayudará a entender mejor este déficit.

Cómo fomentar el lenguaje en niños con Trastorno del Espectro Autista (TEA)

Uno de los métodos para fomentar el lenguaje en niños con TEA, es utilizar el apoyo visual para que el pequeño integre toda la información y así pueda asociarla a los aspectos sonoros de las palabras.

En ese caso, podemos mostrarle al niño una imagen de un gato y luego la reforzamos verbalmente, para ayudarlo con su comprensión.

No hay duda de que uno de los aspectos destacados del niño con autismo, son sus dificultades relacionadas con el lenguaje, ya que se puede incluir una ausencia total del habla o también un parloteo muy incoherente.

Pero algo a considerar es que, aunque un niño con TEA no pueda hablar, eso no quiere decir que no se comunique, por lo tanto, debemos hacer el intento de entenderlo.

Por ello, es clave estimular la simbolización, ya que si el niño no accede a ella, el desarrollo del trabajo educativo y el vínculo social se verán muy afectados y en ese caso será muy difícil que se realice la comunicación efectivamente.

Podemos recomendarte que, para trabajar el lenguaje en niños autistas, no hay que imponerle tus reglas o hacer que se parezca a un niño que no presente TEA.

En ese caso, hay que tener mucha paciencia y ayudarlo apropiadamente, ya que su lenguaje ya posee algún significado. Solo necesitan una ayuda para establecer un orden, estrategias y garantías de comunicación.

Los niños autistas requieren tener una estabilidad y una buena organización que los ayude a planificar su lenguaje o comunicación.

En dicha organización, hay que considerar que los niños con TEA que son muy sensibles a los cambios inesperados o muy bruscos.

En ese caso, hay que crear un clima que vislumbre las necesidades del niño y además facilite las diversas actividades con él.

Aumentar las posibilidades de comunicación con el uso de los diferentes lenguajes, como el verbal, corporal, musical y el iconográfico, sin duda será muy beneficioso para el niño.

Hay que recordar que los niños con autismo, normalmente suelen tener mejor desarrollado el lenguaje visual y musical, los cuales son componentes muy fuertes y que pueden facilitar su óptimo desarrollo.

Además, es importante saber que no se podrá estimular el lenguaje oral de igual forma en cada niño.

Para ello, hay que conocer las diversas habilidades y preferencias del pequeño, para luego crear una programación personalizada.

¿Cómo fomentar apropiadamente el lenguaje y la comunicación en los niños autistas?

Ya hemos comentado que, trabajar el problema de lenguaje o comunicación en los niños con autismo, no es una tarea sencilla.

En la mayoría de los casos, el modelo de desarrollo del lenguaje y la comunicación en niños autistas, se ha basa en la utilización de apoyos visuales, modelos de imitación y adquisición de habilidades comunicativas sencillas.

Este trabajo, normalmente es realizado por profesionales (logopedas y especialistas en lenguaje).

¿Por qué es importante el apoyo visual?

Este tipo de apoyo es ideal, para que el niño con TSA acople toda la información que recibe y luego pueda asociarla con los sonidos de cada palabra.

Mientras el niño aprende, se va extendiendo la cantidad de palabras que se pueden asociar a las imágenes. De esa forma, llegará un momento en que el niño no necesitará más de la imagen y entenderá sin problemas lo que le dices.

Ponemos un ejemplo

Existen diversos tipos de gatos, pero una simple imagen genérica no servirá para identificar a todos los mininos.

Por tanto, el niño verá a un gato en la imagen (sin importar la raza) y podrá decir perfectamente “gato”.

Luego, a medida que el niño va adquiriendo un mejor lenguaje, asociará “gato” a otras características: pequeño, blanco, peludo y más.

Así, será capaz de definir de forma verbal hasta la raza o características del gato. (El gato es blanco y angora).

Si se continua con ese método, el niño con autismo obtendrá un vocabulario más amplio y creará así frases o expresiones mucho más complejas.

Adicionalmente, se puede ir trabajando para que el niño mejore la pronunciación (problemas con la letra R, por ejemplo).

Utilización de la lectoescritura

Entre los 5 y 6 años de edad, ya se puede iniciar el proceso de aprendizaje de la lectoescritura en el niño, la cual va a reforzar en gran forma el lenguaje.

Y es que a medida que la comprensión lectora del niño puede aumentar, su la comprensión del lenguaje oral también se incrementará.

Inclusive, hay niños autistas que primero aprenden a escribir y luego es que comienzan a desarrollar el lenguaje.

Podemos decir que la lectoescritura es un proceso algo largo, pero es de gran beneficio para estimular y desarrollar el lenguaje en niños con autismo.

Además, se pueden trabajan los diversos aspectos de reciprocidad del lenguaje, la conciencia fonémica (oír e identificar los fonemas) y la comunicación compleja.

Si la metodología aplicada para realizar proceso de la lectoescritura es la apropiada, el niño autista podrá desarrollar un lenguaje verbal de forma muy eficiente.

Edad límite para desarrollar el lenguaje en niños autistas

Según diversos estudios, no existe una edad límite para que los niños autistas no lleguen a hablar apropiadamente.

Mucho se decía que, si el niño con TEA no desarrollaba el lenguaje a los 6 años de edad, ya no lo podría hacer más adelante, y esto no es para nada cierto.

Lo que sí está claro es que, en una edad más temprana, el cerebro tiene una mayor facilidad para poder aprender y realizar asociaciones, por lo que puede lograr un desarrollo más rápido en el niño.

Por lo tanto, a edades más avanzadas, los niños pueden presentar dificultades para el aprendizaje, pero esto no quiere decir que sea imposible desarrollar el lenguaje y la comunicación.

Deja un comentario