El Mejor Tratamiento Para el Autismo Infantil no es Farmocológico

Hasta el momento, no se ha podido encontrar una cura pero existen diferentes terapias que pueden ayudar a que el niño gane independencia y autonomía. La psicoterapia con enfoque conductual es la estrategia más utilizada pero también hay padres que deciden recurrir a la terapia farmacológica. En este artículo te enseñaremos algunos de los tratamientos para el autismo de manera natural y sin fármacos.

Tratamientos Normales Para El Autismo

No existe un tratamiento único para todos los pacientes. El objetivo del tratamiento conductual es maximizar la capacidad del paciente para desempeñarse al reducir los síntomas del trastorno del espectro autista y respaldar el desarrollo y el aprendizaje. La intervención temprana durante los años preescolares puede ayudar al niño a aprender habilidades fundamentales de conducta, de comunicación, funcionales y sociales.

La variedad de tratamientos sin fármacos que existen es muy amplia, y cabe destacar que cada niño con el trastorno es diferente y los tratamientos que funcionen en el, varían según cada persona, también puede que las necesidades del niño o el tratamiento que se adapte a el, cambie en un futuro. Algunos de los tratamientos para el autismo son:

  • Terapias de comportamiento y comunicación. Muchos programas abordan la variedad de dificultades sociales, de lenguaje y de comportamiento asociadas al trastorno del espectro autista. Algunos programas se centran en reducir las conductas problemáticas y en enseñar nuevas destrezas. Otros, se enfocan en enseñarles a los niños cómo actuar en situaciones sociales o cómo comunicarse mejor con los demás. El análisis conductual aplicado puede ayudar a los niños a aprender nuevas habilidades y generalizarlas a varias situaciones a través de un sistema de motivación basado en recompensas.
  • Terapias educativas. Los niños con trastorno del espectro autista, a menudo, responden bien a los programas educativos muy estructurados. Los programas exitosos, en general, constan de un grupo de especialistas y una variedad de actividades para mejorar las destrezas sociales, la comunicación y el comportamiento. Los niños en edad preescolar que reciben intervenciones de comportamiento intensivas e individualizadas en general muestran un buen avance.
  • Terapias familiares. Los padres y otros familiares pueden aprender a jugar e interactuar con sus hijos en formas que promuevan las destrezas de interacción social, controlen los comportamientos problemáticos y les enseñen destrezas y comunicación de la vida cotidiana.
  • Otras terapias. En función de las necesidades de tu hijo, las siguientes actividades pueden ser beneficiosas: terapia de conversación para mejorar las habilidades de comunicación, terapia ocupacional para aprender actividades de la vida diaria y fisioterapia para mejorar el movimiento y el equilibrio. Un psicólogo puede recomendar maneras de abordar los comportamientos problemáticos

Estar al Tanto de Problemas de Salud y Otras Afecciones

Debes estar al pendiente, ya que el paciente puede que padezca de otros problemas de salud ligadas a la condición como puede ser:

  • Problemas médicos de salud: Los niños con TEA también pueden tener otros problemas médicos, como epilepsia, trastornos del sueño, preferencias limitadas de alimentos o problemas estomacales. Pregúntale al médico de tu hijo cómo controlar mejor estas afecciones de manera conjunta.
  • Problemas relacionados con la transición a la adultez: Los adolescentes y adultos jóvenes con TEA pueden tener dificultades para entender los cambios corporales. Además, las situaciones sociales se hacen cada vez más complejas en la adolescencia, y la tolerancia a las diferencias individuales puede ser menor. Los problemas de conducta pueden ser complicados durante la adolescencia.
  • Otros trastornos de salud mental: Los adolescentes y adultos con TEA a menudo padecen otros trastornos mentales, como ansiedad o depresión. Tu médico, tu profesional de salud mental y las organizaciones de servicios y defensa de la comunidad pueden ofrecer ayuda.

Terapias o Tratamientos Alternativos

Como no hay una cura exacta para el TEA, los representantes de los pacientes, a veces prefieren optar por alguna terapia alternativa o actividad complementaria, aunque estos, al no tener un estudio o algo que respalde su eficacia, podrías estar potenciando negativamente, sin querer, la condición del individuo, por eso es lo mejor consultar al medico antes y hablar sobre la actividad que piensas tomar para tu paciente. Algunos ejemplo de terapias alternativas son:

  • Terapias creativas: Algunos padres eligen complementar la intervención médica y educativa con terapia artística o musical, la cual se enfoca en la reducción de la sensibilidad del niño al tacto o el sonido. Estas terapias pueden ofrecer algunos beneficios cuando se usan junto con otros tratamientos.
  • Terapias sensoriales: Estas terapias se basan en la teoría no comprobada de que las personas con trastorno del espectro autista tienen un trastorno de procesamiento sensorial que causa problemas para tolerar o procesar la información sensorial, como el tacto, el equilibrio y la audición. Los terapeutas usan cepillos, juguetes para apretar, trampolines y otros materiales para estimular estos sentidos. La investigación no ha demostrado que estas terapias sean eficaces, pero es posible que puedan ofrecer algunos beneficios cuando se usan junto con otros tratamientos.
  • Masajes: Aunque los masajes pueden ser relajantes, no hay pruebas suficientes para determinar si mejoran los síntomas del trastorno del espectro autista.
  • Terapia con caballos o con mascotas: Las mascotas pueden proporcionar compañía y recreación, pero es necesario realizar más investigaciones para determinar si la interacción con animales mejora los síntomas del trastorno del espectro autista.

Es posible que algunas terapias alternativas y complementarias no sean perjudiciales, pero no hay pruebas de que tengan algún beneficio o utilidad, algunas de ellas pueden implicar un costo financiero significativo y ser difíciles de implementar. Los ejemplos de estas terapias son:

  • Dietas especiales: No hay pruebas de que las dietas especiales sean un tratamiento eficaz para el trastorno del espectro autista. Y para los niños en crecimiento, las dietas restrictivas pueden causar deficiencias nutricionales, si decides optar por una dieta restrictiva, trabaja junto con un dietista matriculado para crear un plan de comidas adecuado para tu hijo.
  • Suplementos vitamínicos y probióticos: Aunque no son perjudiciales si se usan en cantidades normales, no hay pruebas de que sean beneficiosos para los síntomas del trastorno del espectro autista. Además, los suplementos pueden ser costosos. Consulta con tu médico sobre vitaminas y otros suplementos, y sobre la dosis adecuada para tu hijo.
  • Acupuntura: Esta terapia se ha usado con el objetivo de mejorar los síntomas del trastorno del espectro autista, pero la efectividad de la acupuntura no está respaldada por ninguna investigación.

Algunos tratamientos alternativos y complementarios no tienen pruebas de sus beneficios y pueden ser potencialmente peligrosos. Los ejemplos de tratamientos alternativos y complementarios que no se recomiendan para el trastorno del espectro autista son:

  • Terapia de quelación: Se dice que este tratamiento elimina el mercurio y otros metales pesados del organismo, pero no hay un vínculo conocido con el trastorno del espectro autista. La terapia de quelación para el trastorno del espectro autista no está respaldada por pruebas de investigación y puede ser muy peligrosa. En algunos casos, los niños tratados con terapia de quelación fallecieron.
  • Tratamientos con oxígeno hiperbárico: La oxigenoterapia hiperbárica es un tratamiento que consiste en respirar oxígeno dentro de una cámara presurizada. Este tratamiento no ha demostrado ser efectivo para tratar los síntomas del trastorno del espectro autista y no cuenta con la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration) para este uso.
  • Infusiones de inmunoglobulina intravenosa: No hay pruebas de que el uso de infusiones de inmunoglobulina intravenosa mejore el trastorno del espectro autista, y la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration) no ha aprobado los productos con inmunoglobulina para este uso.

 

Estos son algunos de los tratamientos recomendados para los pacientes con el Trastorno del Espectro Autista, ¿Conoces algún otro que se nos paso? ¡¡Comenta!!

Deja un comentario